Las necesidades de nuestros hijos e hijas durante la pandemia

Las necesidades de nuestros hijos e hijas durante la pandemia

Se habla mucho de cómo será la vuelta al colegio el próximo curso. De las consecuencias académicas que tendrá la pandemia que estamos viviendo. De cómo hay que evaluar este curso…

Pero, ¿qué pasa con la socialización de los niños y las niñas? ¿Dónde queda su necesidad de relacionarse con los iguales?

Llevamos casi tres meses con los niños y las niñas encerrados en casa, sin relacionarse con nadie más que sus progenitores y sus hermanos/as, si los/as tienen. Y parece que la cosa va para largo.

Los seres humanos somos sociables por naturaleza, por lo que la sociabilidad es una de las necesidades básicas del ser humano. Nuestra infancia lleva casi tres meses sin jugar ni relacionarse entre ellos/as. Pueden salir a pasear, a montar en bici, a jugar con el balón…pero con adultos. No con sus iguales. Es cierto que podemos juntarnos con grupos reducidos de personas, pero en teoría hay que mantener la distancia social y eso es dificilísimo de cumplir con los peques. Especialmente si son pequeños.

Todos hemos visto las imágenes de los colegios de China o Francia. Eso es una tortura psicológica para la infancia.

¿Alguien se pregunta cuáles serán las consecuencias de todo esto? ¿Cómo afectará a la forma en que nuestros hijos e hijas se relacionen en un futuro?

Las personas que trabajamos directamente con las familias, ya estamos observando como aumentan los problemas de comportamiento, ansiedad, dificultades para dormir, más conflictos familiares, aumentan los miedos y las preocupaciones por los familiares y amigos… También hay un aumento importante del uso de pantallas y mayor sedentarismo.

Y esto es sólo el principio.

Si tenemos en cuenta las consecuencias del estrés en los primeros años de vida en el funcionamiento psicológico posterior, las principales consecuencias de este aislamiento social van en dos vertientes:

  • Las que tienen repercusión a nivel emocional como aumento de tristeza, de la frustración, mayor irritabilidad, más llantos…Lo que se traduce en cuadros de ansiedad, comportamientos regresivos o somatizaciones, entre otras.
  • Y las que tienen que ver con el aprendizaje de habilidades de vida. Es decir, empatía, asertividad, ser justos, resolutivos…Piensa que nuestros hijos e hijas aprender a resolver conflictos teniéndolos, aprenden a ser asertivos relacionándose con los demás… Los niños y niñas aprenden a través del juego, de la experimentación, de los sentidos, del contacto con los demás…y todo eso les ha sido arrebatado de golpe.

Está claro que los niños y niñas se adaptan con mayor facilidad que los adultos a todas las circunstancias, pero nuestra labor es cuidar de que las posibles consecuencias sean las mínimas posibles.

De esta forma, lo que podemos hacer desde nuestra pequeña parcela es:

Lo primero, validar emociones. ¿Cómo? Pues vamos a ayudarle a entender lo que está sintiendo y legitimaremos ese sentimiento. Les mostraremos que no son bichos raros y que es necesario escucharlas porque son señales que nos manda nuestro cuerpo.

Para validar las emociones de nuestros hijos e hijas es necesario que seamos su ejemplo. Es decir, que nosotros también validemos y aceptemos las nuestras.

Podemos hablar de ellas, leer cuentos, utilizar juegos…o simplemente utilizar las situaciones cotidianas para hacerlo. Lo que se nos ocurra, lo importante es poner nombre, validarlas, mostrar que nosotros también las sentimos…

Por otra parte, vamos a intentar favorecer que se relaciones con amigos/as lo más posible. Ya sea con un paseo con otras familias (cumpliendo las medidas de seguridad) o, ya que están usando mucho más de lo habitual las tecnologías, podemos aprovechar para que lo hagan con el fin de comunicarse y ver a sus amigos/as en lugar de hacerlo para aislarse.

Nos ha tocado vivir una situación muy difícil y como padres y madres tenemos que sacar fuerzas de donde sea e intentar que las consecuencias psicológicas en nuestros/as peques de esta pandemia sean las mínimas posibles.

Puedes encontrar recursos en mi apartado de productos y servicios online como, por ejemplo, la lámina de sentimientos o las tarjetas de sentimientos para descargar.

No hay Comentarios

Publica un comentario

×