DISCIPLINA POSITIVA, ¿Y ESTO QUÉ ES?

DISCIPLINA POSITIVA, ¿Y ESO QUÉ ES?

Como muchos sabréis, a principios de año, por fin pude formarme en Disciplina Positiva. Ya había intentado cuadrarlo en otras ocasiones pero no había podido ser y sabía que era una formación que me iba a complementar mucho y me permitiría ayudarte (y ayudarme) más en la crianza y educación de los niños. Así que esta vez cogí un avión y me planté un fin de semana intensivo en Madrid de donde salí con las emociones a flor de piel, reconfortada, removida, alentada y dispuesta a hacer llegar la Disciplina Positiva a cuantas más personas mejor.

Si ya te has dado una vuelta por la web –y si no, ya estás tardando demasiado-, verás que una de las novedades de este curso son los talleres de Disciplina Positiva, por ello creo que es importante dejar claro de qué va esto. Así que vamos a ello.

¿QUÉ ES LA DISCIPLINA POSITIVA?

En muchas ocasiones, cuando hablo de Disciplina Positiva, la gente me dice “pero eso de disciplina suena mal, ¿no?”, “¿seguro que es educación respetuosa?”. Desgraciadamente, no pocas veces se confunde educación y crianza respetuosa con la educación permisiva, cuando en realidad nada tiene que ver una con la otra.

Para mí, la Disciplina Positiva era la pieza que me faltaba en todo esto de la educación respetuosa. Llegaba un momento en que, a pesar de tener claro lo que quería decir, no sabía cómo explicárselo a las familias (tanto en las charlas como en las intervenciones familiares), no se me ocurrían nuevos ejemplos o me repetía en los recursos que les ofrecía. La Disciplina Positiva llenó ese hueco. Lo llenó hasta convertirse en la piedra angular de mis recursos e intervenciones, incluida mi propia familia.

La Disciplina Positiva se basa en la creencia de que es posible educar con firmeza  y cariño basándose en el respeto mutuo. Sus “padres” fueron Alfred Adler y Rudolf Dreikus, dos psiquiatras que allá por los años 20 creyeron firmemente en la posibilidad de utilizar métodos no punitivos en la educación de los niños, defendiendo que todo ser humano (esto incluye a los niños) tiene derecho a ser tratado con dignidad y respeto. Sin embargo, es en la década de los 80 cuando Jane Nelsen la sistematiza y demuestra su efectividad y beneficios.

Partiendo de esa base, nos encontramos con una forma de educar basada en la comunicación, el amor, la empatía y el respeto mutuo cuyo fin es facilitar a los padres las herramientas necesarias para entender el comportamiento de los niños y reconducirlo con firmeza y cariño, mejorando de forma significativa las relaciones familiares. De esta forma se consigue que niños y adultos desarrollemos importantes habilidades sociales y de vida.

Tanto la Positive Discipline Association como Jane Nelsen en su libro Cómo educar con firmeza y cariño establecen los siguientes principios para la Disciplina Positiva:

  • Ayuda a los niños a sentir que pertenecen y son importantes conectando con ellos.
  • Se basa en el respeto mutuo y la firmeza alentando al niño para que se sienta capaz.
  • Al centrarse en la búsqueda de soluciones y considerar el error como una oportunidad de aprendizaje, es efectiva a largo plazo.
  • Enseña habilidades sociales y de vida como el respeto, la cooperación o la resolución de conflictos.
  • Alienta a los niños a descubrir sus capacidades potenciando su capacidad constructiva personal y su autonomía.

Todos los talleres de Disciplina Positiva son vivenciales, lo que nos permite entender e identificar los objetivos que están detrás del mal comportamiento de los niños, al tiempo que aprendemos a reconducirlos con respeto sin caer en la permisividad ni en el autoritarismo.

Nadie dijo que educar un niño fuera una tarea fácil pero con la Disciplina Positiva quiero ayudarte a:

  • Lograr cambios positivos.
  • Generar nuevos hábitos y habilidades
  • Reducir el estrés
  • Adquirir nuevas herramientas para mejorar tu propio comportamiento en situaciones de estrés
  • Mejorar las relaciones con tus hijos o alumnos
  • Sentirte mejor.

Tanto si eres padre, madre, profe o educador, si crees que la Disciplina Positiva es para ti, te espero en mis talleres presenciales; si formas parte de una apima, asociación o escuela y crees que la Disciplina Positiva puede ser útil en vuestra comunidad, ponte en contacto conmigo para que te informe sobre cómo podemos organizarlo; por último, si estás fuera de Mallorca y te interesa la Disciplina Positiva dímelo y te pondré en contacto con algún facilitador de Disciplina Positiva cerca de tu zona.

Ya sabes cómo funciona esto, si comentas o compartes me ayudas un montón y, además, puedes ayudar a alguien haciéndole llegar una información que igual le resulta útil.

Gracias por leerme,

Raquel.

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario