¿FOMENTAMOS LA AUTONOMÍA EN NUESTROS HIJOS?

A todos los padres que conozco les gustaría que sus hijos fueran autónomos e independientes desde bien temprana edad, puesto que un niño con poca autonomía tiende a ser más dependiente y con poca iniciativa. Sin embargo, en ocasiones me encuentro con padres que cuando les explico en qué forma pueden fomentar la autonomía de sus hijos se niegan ipso facto. La razón: que ello implica cambiar ciertas ideas preconcebidas y muy arraigadas en nuestra sociedad. Si de verdad queremos que nuestros hijos sean autónomos debemos de estar dispuestos a abrir nuestra mente. Y tú, ¿quieres, de verdad, fomentar la autonomía de tus hijos?

¿FOMENTAMOS LA AUTONOMÍA EN NUESTROS HIJOS?
Aunque no soy una experta en la pedagogía Montessori, soy una fan autodidacta de ella, lo que me ha llevado a hacer varios cursos no oficiales y leer muchos libros sobre esta filosofía, sobre esta mirada hacia la infancia.
Si la conocéis un poco (y si no ya estáis tardando XD ) sabréis que es una pedagogía muy respetuosa con la individualidad y ritmos de cada niño por lo que es inevitable que la tenga muy presente tanto en mi vida personal como en la profesional. Bien, pues una de las ideas más famosas de María Montessori es que “cualquier ayuda innecesaria es un impedimento a su desarrollo (del niño)”. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, en principio, debemos dejar a nuestros hijos hacer por sí mismos todo aquello que sean capaces de hacer sin que entrañe peligro, ni para ellos ni para nadie.
A modo orientativo os dejo unas actividades de la vida diaria en las que resulta ¿fácil? fomentar la autonomía de los hijos:

  • Vestirse. Está claro que el hecho de que nuestros hijos aprendan a ponerse y quitarse la ropa ellos solos es algo que a todos nos parece de vital importancia, pero a la hora de dejar que nuestros hijos practiquen (no podemos pretender que aprendan a la primera) nos ponemos de los nervios, perdemos la paciencia y acabamos vistiéndolos nosotros por darnos más prisa. Así NO fomentamos su independencia, más bien al contrario, los hacemos más dependientes y dañamos su autoestima porque el mensaje que reciben es: ya lo hago yo que tú no puedes / eres capaz. También es importante dejarlos elegir su ropa aún a riesgo de salir de casa con outfits de lo más variopinto (no pasa nada si no van súper conjuntados, al fin y al cabo sólo es estética). De esta forma no sólo fomentamos su autonomía sino que también les demostramos nuestra confianza en ellos y respeto por sus decisiones.

¿Y cómo conseguimos eso? Pues con lo que María Montessori denomina ambiente preparado, que no es otra cosa que adaptar los ambientes en donde está el niño para que pueda moverse en ellos de forma autónoma.

En este caso de la ropa, nosotros pusimos el armario a la altura de la peque con el fin de que pueda disponer de la ropa sin nuestra ayuda.

¿FOMENTAMOS LA AUTONOMÍA EN NUESTROS HIJOS?

  • Alimentación. Los seres humanos nacemos con la capacidad de autorregularnos, por ello es importante respetar las necesidades de nuestros hijos y no obligarlos a comer, ni chantajearlos ni engañarlos. Lo ideal es la alimentación autorregulada por el bebé (BLW), pero es cierto que a muchos padres les da miedo que se atraganten. Sólo es necesario tener claro una serie de recomendaciones y confiar en nuestros hijos. Es una gozada no tener que preocuparse por llevar comida para el bebé o, a medida que van creciendo ver cómo comen de todo y solos.

¿Ya no es un bebé? ¡Genial! Permítele que colabore en la cocina, que tenga su menaje a mano para cuando lo necesite y deja a su alcance agua y comida saludable que pueda coger si tiene hambre.

¿FOMENTAMOS LA AUTONOMÍA EN NUESTROS HIJOS?

  • Higiene. Una vez más necesitamos el ambiente preparado. Esta vez en el baño. Poner una mesa baja con un espejo y sus útiles de aseo (cepillo de dientes y pasta, peine y gomas de pelo, dispensador de jabón, toalla…) permitirá que nuestro hijo vaya siendo cada vez más autónomo y se pueda lavar la cara, los dientes o peinarse sin necesidad de que se lo hagamos nosotros. Personalmente sólo repasamos la higiene dental porque nos parece muy importante y lavamos el pelo porque ella no quiere hacerlo ahora (hace un año sí lo hacía).

¿FOMENTAMOS LA AUTONOMÍA EN NUESTROS HIJOS?

En definitiva, con cualquier actividad de la vida diaria podemos fomentar la autonomía de nuestros hijos siempre que tengamos en cuenta estas tres ideas claves de la filosofía Montessori: sigue al niño, cualquier ayuda innecesaria es un impedimento a su desarrollo y, ambiente preparado. También pueden, por ejemplo, colaborar en las tareas de la casa siempre y cuando tengan los materiales necesarios adaptados a ellos y a su alcance.

El mayor impedimento que os vais a encontrar sois vosotros mismos. En general, a los padres les suele resultar complicado no intervenir (a no ser que os lo pidan) y aceptar, por ejemplo, un modelito imposible, que no se enjabonen todos y cada uno de los centímetros de su cuerpo, o que no quieran comer porque no tienen hambre. Tenemos que cambiar el chip y aprender a confiar en ellos. ¿Os animáis?

Gracias por leerme y, ya sabéis que si compartís, le dais al “me gusta” o me dejáis vuestros comentarios os estaré muy agradecida.

Un abrazo,

Raquel.

Sin comentarios

Publicar un comentario