DÓNDE ESTÁ MI TRIBU

DÓNDE ESTÁ MI TRIBU

Esta semana quiero hablaros de una de las mayores dificultades con las que nos encontramos las mujeres a la hora de criar a nuestros hijos: la soledad.
No creo que no haya nadie que no se haya enterado del revuelo que se ha formado con las declaraciones de una conocida periodista diciendo que la maternidad le ha quitado calidad de vida (entre otras muchas cosas). No estoy aquí para juzgar a nadie ni para dar mi opinión al respeto, pero si rascamos un poco en el sensacionalismo del titular podemos encontrarnos con esa soledad de la que os quiero hablar.
Para educar a un niño hace falta la tribu entera. (Proverbio africano)
DÓNDE ESTÁ MI TRIBUDÓNDE ESTÁ MI TRIBUY esto es sólo después del parto. Pero esta soledad también nos la encontramos en el día a día cuando nuestros hijos van creciendo. ¿O me vas a decir que tienes esa red de apoyo que te echa un cable con los niños, con la casa, la compra o lo que haga falta cuando ya no puedes más y necesitas tiempo para ti o tirarte en el sofá y no hacer nada? Porque si es para trabajar o porque estamos enfermas, la mayoría tenemos de quien tirar, pero si no son por esas razones de peso…estamos más solas que la una.
Aunque suene a tópico, es necesario buscar tribu, buscar esa red de apoyo. Uniéndote a otras mujeres que te comprenden, que han pasado o pasarán por situaciones similares a la tuya, sin que te juzguen, sin condiciones, desde el respeto…evitarás llegar a situaciones realmente estresantes que no sólo no favorecen a nadie, sino que perjudican, y mucho, a nosotras mismas y al vínculo con nuestros hijos.

¿Y DE DÓNDE ME SACO YO ESA RED DE APOYO?
DÓNDE ESTÁ MI TRIBUquerer es poder 😉
Hoy en día existen muchas tribus virtuales que, desde mi punto de vista, están muy bien para establecer unos primeros contactos, para hacer consultas y para ir conociendo gente pero que tienen el inconveniente de que, muchas veces, no son personas de tu misma ciudad.

Lo ideal es encontrar mujeres en tu misma ciudad con los mismos intereses y afines a tu forma de ver la crianza y educación de los niños para, a partir de ahí, dejar que esas relaciones fluyan… ¡os aseguro que los beneficios de esto son muchísimos!

Yo misma, estos últimos días de embarazo, las necesito tanto. Me ayudan tanto. Creo que sin ellas me habría hundido en la más absoluta de las miserias intentando cumplir con toooodo lo que me exige la sociedad en la que vivimos. Saber que están ahí de verdad, que sólo tengo que pedirlo y vendrán a casa a hacerme la comida o a llevarse a la peque al parque mientras yo puedo estar en pijama metida en la cama… ¡y no me van a juzgar por ello! Eso no tiene precio.
En serio, madres de hoy en día, buscad vuestra red de apoyo. Creadla. No permitáis que ser madres sea algo “que os quite calidad de vida”, que es cierto que nos cambia la vida pero, sin duda, la cambia a mejor (si no, no tendríamos más de un hijo). Con ello podréis disfrutar plenamente de vuestra maternidad, de vuestros hijos, de vosotras…tomando consciencia de lo que realmente significa ser madre sin necesidad a renunciar a una misma.
 
DÓNDE ESTÁ MI TRIBUGracias por leerme y, ya sabéis que si compartís, le dais al “me gusta” o me dejáis vuestros comentarios os estaré muy agradecida.

Un abrazo,

Raquel

No hay Comentarios

Publica un comentario