5 ACTIVIDADES SOBRE EL OTOÑO

El paso del tiempo y, en consecuencia, de las estaciones del año, no es un concepto que resulte fácil de comprender para los niños pequeños. Se trata de un concepto demasiado abstracto, por eso les resulta difícil saber cuánto falta para el verano o cuánto es una hora.

Hay muchas formas de ayudarles a comprender el paso del tiempo, pero, sin duda, como mejor se aprende es de forma experiencial, vivencial, yendo de lo concreto a lo abstracto.

Es posible que tu hijo se sepa de memoria las estaciones del año pero no entienda qué son ni qué implica cada una de ellas. Eso ocurre porque hemos empezado la casa por el tejado. Hemos empezado por la parte abstracta que es el nombre de la estación “otoño”.

Para evitar eso y facilitarle ese aprendizaje, hoy te propongo que empieces por los cimientos y aprovecho que parece que por fin llega el otoño (aquí en Mallorca hasta ayer hacía más tiempo de verano que de otoño), para invitarte a plantear en casa una serie de actividades que ayuden a tus hijos a situarse en la estación en la que estamos para, de esta forma, ir entendiendo lo que es una estación del año y ayudarle a comprender que es un ciclo que se repite, lo que también les dará seguridad.

Actividades hay muchísimas, de hecho, cualquier cosa que se te ocurra que se pueda ver, tocar, oler, SENTIR, nos sirve para aprender sobre el otoño, pero yo he seleccionado lo que más nos gusta. A ver qué te parece:

1.- La literatura. Un recurso que nunca falta. Personalmente, utilizo mucho los cuentos, supongo que porque soy muy fan de los libros y los hay que son auténticas joyas.

El caso es que un libro bien elegido (no vale cualquier cosa) es un gran recurso para apoyar un aprendizaje. Y de este tema hay muchísimas opciones.

Con temática de las estaciones, en casa tenemos algunos como “Imaginario de las estaciones” de la editorial SM. Con imágenes reales de cada estación, incluyendo las de plantas, frutas y verduras, lo que nos permite identificar los alimentos de temporada y ver cómo van cambiando las plantas según cambian las estaciones.

También tenemos “El libro del otoño” de la editorial ANAYA. Se trata de una colección de libros sin texto, uno de cada estación. En casa son un triunfo absoluto porque las historias que podemos crear son infinitas. En ellos vemos cómo cambian los personajes, sus actividades y la ciudad según cambia la estación. Me encantan XD.

En “Las cuatro estaciones” de Laurosse, también vamos viendo los cambios que se suceden en la naturaleza y en nuestra vida diaria. Además añade un puzle que les gusta mucho.

2.- Salir a la naturaleza. Que la naturaleza es uno de los ambientes más enriquecedores que tenemos no lo duda nadie (espero), pero a veces, con nuestros ritmos de vida, se nos olvida el recurso tan valioso que tenemos a nuestro alcance (y encima es gratuito). Salir al campo, observar los cambios, la degradación de colores que nos ofrece, coger castañas, bellotas, hojas del suelo…todo ello nos permite tomar consciencia de qué implica que estemos en otoño, entendemos mucho mejor qué es el otoño.

3.- Realizar una mesa de estación. No sé si conoces este recurso. Está basado en la pedagogía Waldorf y desde que lo descubrí en el blog de “De mi casa al mundo” lo incorporamos en casa. A modo de resumen, te digo que consiste en ir creando un rinconcito en casa donde ir incorporando objetos relacionados con la estación en la que nos encontramos. Así, en otoño, iremos poniendo hojas que recogemos del suelo, castañas, piñas, bellotas…y también podemos poner algún muñeco de estación como los “Nins” de Grapat.

4.- Observar los cambios a nuestro alrededor. No sólo en la naturaleza se puede observar la llegada del otoño. Si observamos nuestro entorno, vemos que el tiempo va cambiando, bajan las temperaturas y los días son más cortos. Nosotros mismos cambiamos nuestra forma de vestir y la alimentación. En casa ya no están las ventanas abiertas todo el día y empezamos a arroparnos para dormir.

Estas cosas, que para nosotros no tienen la más mínima importancia porque las tenemos súper interiorizadas, son muy importantes para comprender de una forma muy fácil y sencilla qué significa el otoño por lo que no hay que dejar la oportunidad de detenernos a observarlas con nuestros hijos.

5.- Manualidades. ¿Os gusta el arte? ¿A vuestros hijos les gusta pintar y elaborar sus propias creaciones? En internet tienen muchísimas manualidades para hacer relacionadas con el otoño como pintar árboles o imágenes utilizando los colores otoñales o creaciones mucho más elaboradas. Después se pueden tener “expuestas” en casa e ir cambiándolas según vamos cambiando de estación. Lo importante es que pases un rato agradable con tus hijos y lo aprovechéis para ir interiorizando eso de lo que todo el mundo habla: el otoño.

Por supuesto, no he incluido las actividades estrella: saltar sobre los charcos y las hojas secas porque las presupongo “de fábrica” en todos los niños. Y tú, ¿qué tipo de actividades realizas con tus hijos para SENTIR el otoño?

Si te ha gustado lo que has leído o si crees que puede ser útil a alguien ya sabes, comparte y comenta sin dudarlo, te lo agradeceré enormemente.

¡Nos vemos por las redes!

Un abrazo,

Raquel.

Sin comentarios

Publicar un comentario